Matamoros: Disputa por la propiedad de terrenos en Playa Bagdad

Uno de los principales obstáculos para el desarrollo turístico y urbanístico de Playa Bagdad (ver Newsletter, núm.1/02 y núm.4/07), en el municipio de Matamoros, ha sido la falta de claridad respecto a la propiedad de los terrenos, con la aparición recurrente de particulares que afirman ser propietarios y la incapacidad de la administración pública para determinarlo. En esta dirección, a mediados de febrero de 2020 se hizo público la posesión de un gran predio (rancho La Estampida), que entró en conflicto con los intereses de los habitantes del ejido La Bartolina. Ambos remontan el origen de sus pretensiones a 1985.

Posesión

Desde fines de 2019 estuvo varias veces en Matamoros el apoderado de un particular (Daniel A. González y su padre, Federico González Anaya, respectivamente) con el fin de tomar posesión del predio que denominan “Rancho La Estampida”. Según se informó, Federico González Anaya, de Ciudad de México, compró el predio en 1985. La posesión efectiva se realizó mediante 3 acciones: a) el pago del impuesto municipal de propiedad de la tierra (el predial), b) la instalación de una cerca en el perímetro del predio y c) la prohibición de realizar actividades sin autorización (ocupación, circulación, pesca, abocamiento de residuos), junto a la instalación de señalamiento (“Propiedad privada No Pasar”). Al parecer el propietario tiene la intención de desarrollar los terrenos: de un lado, fraccionar y vender los lotes más cercanos a la playa (para que se construyan hoteles o restaurantes) y, del otro, rentar la mayor parte de la superficie para la instalación de un parque eólico (de 70 aerogeneradores).

Límites

De acuerdo a la documentación catastral, el predio tiene una superficie de 5,897 ha, localizado en el lado norte de Playa Bagdad. Su delimitación abarca desde la orilla del Golfo de México (E) hasta 7.5 km hacia el O, y desde el ejido la Bartolina, el arroyo de Caja Pinta y el último acceso a playa Bagdad (S) hasta la Boca del Río (la desembocadura del río Bravo) (N), incluyendo en su interior la laguna del Mar Negro.

Según el Ayuntamiento de Matamoros la documentación está en regla, aunque tendría que verificarse la delimitación en la orilla del mar, ya que ésta a) es de dominio público de la Federación (zona federal marítimo terrestre, ZOFEMAT) y b) está sujeta a cambios a causa de la dinámica litoral. De acuerdo a la normatividad, el límite del dominio público se sitúa 20 m al interior desde la cota de pleamar máxima observada durante 30 días consecutivos.

foto1
Cerca en el predio “La Estampida”, en la proximidad de Playa Bagdad

La Bartolina

El principal diferendo se da con la propiedad de los habitantes de La Bartolina, quienes defienden ser los dueños de una parte de los terrenos pretendidos por el rancho La Estampida: desde el ejido hasta la laguna Mar Negro, lugar donde pescan para autoconsumo y venta. Para acreditarlo cuentan con la documentación pertinente (títulos de propiedad y certificados parcelarios, y fallos judiciales), que les fue otorgada en 1985 y posteriormente ratificada en 2001 por la administración federal. Poco después de la aparición pública de González y de que, aparentemente, éste les prohibiera pescar en la laguna Mar Negro, unas 30 personas se manifestaron en el acceso a Playa Bagdad para reclamar a las autoridades municipales y federales que pusieran orden y determinaran quiénes son los verdaderos dueños.

foto2
Documentación presentada por los habitantes de La Bartolina

Ante esta demanda, el Ayuntamiento rápidamente se deslindó al asegurar que la acreditación de los documentos y de los derechos de propiedad no es competencia municipal, sino que corresponde a la administración federal (la Procuraduría Agraria) y al poder judicial.

Antecedentes: otros propietarios

Con anterioridad también otras personas habían afirmando ser propietarias (Porfirio González Cantú, Jaime Acosta Verde, Pepe Caballero,), aunque no de los mismos terrenos, pero que nunca se demostraba la validez de la documentación o del proceso de obtención. Así, en 2013 González Cantú reclamó al Ayuntamiento de Matamoros que le fueran devueltas 25 ha que, según él, había prestado al Ayuntamiento hacía más de 30 años. Su intención era desarrollar turísticamente la playa, con la construcción de hoteles y restaurantes, para lo cual decía contar con un grupo de inversionistas de Monterrey. Por otra parte, en 2004 Acosta Verde reclamó la propiedad de 40 ha, en parte invadidas por pescadores, para construir un fraccionamiento cerrado.

foto3
Manifestación de los habitantes de La Bartolina en el acceso a la playa (febrero 2020)

Mapa News

Versión en PDF: NewsletterBB-RGV_Vol 7_Num 7

Redacción: Xavier Oliveras González / Eduardo A. Rivera González

Diseño: Mario Rodríguez Palacios

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s