“Cierre parcial” de la frontera terrestre Estados Unidos-México por el Covid-19

Los estados han tomado varias medidas para reducir la transmisión del coronavirus, entre las cuales el cierre de las fronteras terrestres y aéreas (restricciones de viajes, controles sanitarios). Esto pone de manifiesto una de las funciones fronterizas más olvidadas: la protección de la salud pública. Desde marzo de 2020 Estados Unidos y México aplican ciertas restricciones, aunque no las mismas, en su frontera común, lo que ha derivado en una reducción en la movilidad transfronteriza y en la operación de los cruces fronterizos de ambos países. Esta es la segunda vez que EUA “cierra” su frontera con México en el último año; en abril de 2019 redujo las líneas de revisión (ver Newsletter, núm.6/12).

Restricción de viajes a EUA

EUA acordó con México una restricción temporal de viajes por la frontera terrestre entre ambos países, como poco antes había hecho con Canadá. La restricción, en vigor desde el 21 de marzo, se promulgó inicialmente por 30 días y posteriormente se amplió por otros 30 hasta el 20 de mayo. Las restricciones afectan a los desplazamientos con destino a EUA, permitiendo los viajes “esenciales” (trabajo, asuntos médicos, transporte comercial, y ciudadanos y residentes de EUA) y denegando los “no-esenciales” (por motivos recreacionales, compras, turismo, etc.).

Desde el anuncio (un día antes) y durante los primeros días, la medida generó entre la población fronteriza y sectores económicos de ambos países mucha incertidumbre, temor y dudas, respecto a su implementación (procedimientos, perfiles, etc.) e impactos, especialmente económicos y sociales. Por la falta de concreción antes de su entrada en vigor, la U.S. Customs & Border Protection (CBP) tuvo que ir resolviendo sobre la marcha algunos aspectos. Asimismo, también tuvo que ir desmintiendo muchos rumores que circularon en las redes sociales (por ejemplo, castigos a quienes intentaran cruzar siendo “no-esenciales”: retención de la visa, restricción de entrada por 5 años, multas, etc.).

foto1

Reducción de operación de los puentes internacionales

Como consecuencia de aquella medida, así como por los confinamientos en ambos países y a la disminución de la voluntad de viajar, la movilidad transfronteriza se ha reducido, lo que llevó a realizar ajustes en los cruces fronterizos: cierre de carriles y garitas y reducción de los horarios de operación. La CBP y el Servicio de Administración Tributaria (SAT), junto con los propietarios y organismos operadores de cada puente, acordaron aplicar los nuevos horarios a partir del 6 de abril –aunque en algunos desde antes– para los viajes vehiculares de México a EUA (northbound) y, en algún caso, de EUA a México (southbound). En la frontera entre el Noreste de México y Texas (correspondiente a la Laredo CBP Field Operation Office) la reducción se aplica en 8 de los 24 cruces fronterizos (ver tabla).

tabla 1

Estos ajustes tienen por objetivo disminuir los costos de operación a la vez que la exposición de los trabajadores y usuarios de los cruces fronterizos a posibles portadores del virus.

Revisión sanitaria en México

A diferencia de EUA, en México el gobierno federal optó por no restringir los viajes. En cambio, algunos estados fronterizos han instalado filtros sanitarios en los cruces fronterizos para detectar y prevenir la transmisión del coronavirus. En Tamaulipas, la Comisión Estatal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS), en colaboración con los municipios, los implementó paulatinamente desde el 25 de marzo en los 15 cruces del estado: muestreo de la temperatura corporal y cuestionario sobre el estado de salud a todos quienes entran al país. En caso de detección de casos sospechosos, a los residentes en EUA se les invita a regresar voluntariamente, aunque no se les prohíbe la entrada a México. En Matamoros y Reynosa, aunque con algunos problemas iniciales, se reportó que la mayoría aceptaron regresar sin objetar.

foto2
Filtro sanitario del estado de Tamaulipas en el puente Reynosa-Hidalgo

Demanda de restricción de viajes a México

Por otra parte, municipios y estados fronterizos exigieron al gobierno federal que aplicara las mismas medidas que EUA. En esta dirección a fines de marzo se pronunciaron, por ejemplo, el alcalde de Matamoros y los gobernadores del Noreste (Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila). La Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Relaciones Exteriores y el SAT respondieron que la restricción no era necesaria, ya que debido a las demás medidas tomadas en EUA, el cruce de personas a México ya se había reducido considerablemente. Las autoridades locales y estatales recurrieron también a otras estrategias, como en el caso del alcalde de Matamoros, al comunicarse con el de Brownsville y con el Consulado General de Estados Unidos en Matamoros para que exhortaran a sus ciudadanos a no viajar a México; ambos respondieron con recomendaciones para limitar los viajes tanto como fuera posible. En otros lugares de la frontera mexicana incluso hubo protestas de colectivos sociales en los cruces fronterizos, exigiendo que se cerraran, como en Nogales, Sonora.

foto3
“Inédita desolación” en el puente Puerta México, Matamoros-Brownsville, el 1r día de restricción de viajes

Mapa

Versión en PDF: NewsletterBB-RGV_Vol 7_Num 12

Redacción:    Xavier Oliveras González

Diseño:  Mario Rodríguez Palacios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s